No pudo ser. Garbiñe Muguruza no fue capaz siquiera de ponerle las cosas difíciles a Sofia Kenin, la nueva ganadora del Open de Australia. La estadounidense, que logró cinco puntos de break, tal fue su fuerza en la pista, se impuso a la hispanovenezolana (4-6, 6-2, 6-2) en tres sets disputados en apenas 2h 3m.

Empezó ganando Garbiñe, pero se vino abajo muy pronto. La falta de concentración y los errores no forzados (45, por 23 de su rival) provocaron su caída ante Kenin, agresiva, acertada, confiada. Con un 74% de acierto en el primer servicio (por un 57% de Garbiñe) y 28 puntos ganadores (32, la española) De hecho, Muguruza cometió ocho dobles faltas frente a cero de su rival, las últimas tres veces que falló lo hizo en el último juego del partido. De hecho, cayó, presa de su falta de confianza, con una doble falta. No lo podía creer Kenin.

No hay comentarios

Dejar respuesta