María Vicente es el talento competitivo, una figura atlética de gran presente, pero aún mayor proyección de futuro. Con sólo 18 años, María se ha proclamado este viernes campeona de Europa sub-20 y lo ha hecho a lo grande, con récord de España absoluto (también récord nacional sub-23 y sub-20). La pupila de Fernando Martínez arrasó con la anterior plusmarca nacional (en poder de Carmen Ramos desde 2018, con 5.905) al sumar 6.115 puntos y se convierte así en la primera española en superar la barrera de los 6.000 puntos. Un hito histórico para el atletismo español, más aún por el peso que tiene un registro así en una disciplina como las combinadas.

En la última prueba, los 800 metros, quizás en la que mayor margen de mejora tiene la española, María salió a por todas. Segunda en ese momento en la clasificación (a sólo tres puntos de la líder), sabía que debía ganar a sus rivales, la suiza Kälin y la irlandesa O’Connor, para encaramarse al oro, un desafío que parecía inalcanzable porque ambas tenían mejor marca personal que ella en los 800.

En cuanto oyó el disparó, y pese a la lluvia que caía en ese momento sobre Boras, siguió la estela de ambas, y a falta de los últimos 200 metros, superó primero a la suiza, a la que aventajó varios metros, para culminar la impresionante remontada y la gesta en la recta, al cruzar la meta por delante también de O’Connor. María fue segunda en la carrera, por detrás de Trubinova, con 2:16.29, mejorando en seis segundos su registro personal.

Video thumbnail
Impresionante final de María Vicente en los 800 m para colgarse el oro europeo de heptatlón

Pero no fue su única mejora personal de la jornada. Antes, en la jabalina, María lanzó hasta los 44,19, casi cinco metros más que su anterior registro. Eso le permitió colocarse segunda, con las tres primeras en un reñido pañuelo de 15 puntos, después de haber saltado 6,25 en la longitud.

Sin duda, fue un récord y un oro gestados desde las primeras pruebas, paso a paso, superando cada escollo que se le presentaba. la pupila de Fernando Martínez arrancó la competición el jueves con 13.68 en las vallas, donde fue segunda en su serie con viento en contra. Llegaron la altura, en la que saltó 1,72 igualando su plusmarca personal en la prueba, y el peso, donde envió el artefacto hasta 11,96, su mejor registro al aire libre.

Con el 200 completó una gran primera tarde. Corrió en 23.76, marca personal en una distancia en la que es superior a sus rivales, y eso le permitió recortar puntos a falta de tres pruebas. Terminó la primera jornada líder del heptatlón con 3.565 puntos, a dos de la británica Holly Mills y remató esa fantástica actuación con otra soberbia segunda jornada con la que hace historia en el atletismo nacional.

María lleva ya 51 plusmarcas nacionales en su carrera, entre las distintas pruebas y categorías, y la española no para de crecer. Y sólo tiene 18 años.

No hay comentarios

Dejar respuesta