Desde el principio Esther Briz hizo una gran regata y llegó a esta final como una de las favoritas. Nadie pudo pararla, fue muy rápida y los últimos 250 metros han sido increíbles.

«Estaba muy nerviosa al principio. Pero durante la carrera, fui bastante constante. Al llegar al final, tenía la mente fresca y pude alcanzar mi velocidad máxima».

La Sudáfrica Megan Hancock consiguió la plata y la francesa Margaux Bailleul el bronce. El año pasado la española se proclamó campeona del mundo júnior, y ahora este éxito sólo hace que agrandar su leyenda.

Fuente: worldrowing.com | Real Federación Española de Remo
Imagen: J.L. BRIZ

No hay comentarios

Dejar respuesta