La larga convalecencia de Carlota Ciganda, que tuvo que superar tres test para conseguir dar negativo en la prueba del Covid-19, encontró por fin un día dichoso en el regreso del Circuito Americano femenino de golf (LPGA) en Ohio, en el Drive on Championship.

En un escenario mítico como Inverness, la mejor golfista española firmó 70 golpes, con cuatro birdies y dos bogeys, para situarse en el top 10 de la tabla, al término de la primera jornada. Ciganda se quedó a cuatro golpes de la líder, la estadounidense Danielle Kang. «Estoy muy contenta de cómo he jugado», dijo la navarra, que valoró la dificultad del campo. «Jugar aquí bajo par, siempre tiene mérito».

Carlota recordó el largo camino hasta conseguir el test que le permitía jugar Residente en Arizona, uno de los estados más afectados, ha vivido unos tiempos desconcertantes. «Estuve dos semanas de cuarentena y volvi a dar positivo. Mal sólo me sentí diez días, pero no conseguía que que diese negativo. Me dijeron que si no tienes ningún síntoma durante diez días, ya no deberías propagar el virus, porque obviamente ha pasado mucho tiempo desde que te sientes bien».

La española muestra un deseo: «Creo que todo es muy nuevo con este virus y todavía están aprendiendo. Ojalá podamos obtener una vacuna o algo que detenga la propagación y podamos volver a … No sé qué tipo de normalidad, pero algo sobre cómo era todo antes del virus».

En Toledo (Ohio), Carlota está extremando la seguridad. «Simplemente no voy a ningún lado, me lavo las manos continuamente y sólo salgo del hotel para jugar. En teoría aún me quedan anticuerpos, pero no sé cuántos y no sé si volveré a dar positivo». Mientras, las otras dos españolas en liza, Azahara Muñoz firmó 73 golpes y Beatriz Recari, 74.

No hay comentarios

Dejar respuesta